En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace treinta años vi en el zaguán de una casa en Fray Bentos, vi racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena, vi en Inverness a una mujer que no olvidaré, vi la violenta cabellera, el altivo cuerpo, vi un cáncer en el pecho, vi un círculo de tierra seca en una vereda, donde antes hubo un árbol, vi una quinta de Adrogué, un ejemplar de la primera versión inglesa de Plinio, la de Philemon Holland, vi a un tiempo cada letra de cada página (de chico, yo solía maravillarme de que las letras de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche), vi la noche y el día contemporáneo, vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala, vi mi dormitorio sin nadie, vi en un gabinete de Alkmaar un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplican sin fin, vi caballos de crin arremolinada, en una playa del Mar Caspio en el alba, vi la delicada osatura de una mano, vi a los sobrevivientes de una batalla, enviando tarjetas postales, vi en un escaparate de Mirzapur una baraja española, vi las sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernáculo, vi tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos, vi todas las hormigas que hay en la tierra, vi un astrolabio persa, vi en un cajón del escritorio (y la letra me hizo temblar) cartas obscenas, increíbles, precisas, que Beatriz había dirigido a Carlos Argentino, vi un adorado monumento en la Chacarita, vi la reliquia atroz de lo que deliciosamente había sido Beatriz Viterbo, vi la circulación de mi oscura sangre, vi el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra, y en la tierra otra vez el Aleph y en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo. Sentí infinita veneración, infinita lástima.

En la parte inferior del escalón, hacia la derecha, vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño. Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era infinitas cosas, porque yo claramente la veía desde todos los puntos del universo. Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto (era Londres), vi interminables ojos inmediatos escrutándose en mí como en un espejo, vi todos los espejos del planeta y ninguno me reflejó, vi en un traspatio de la calle Soler las mismas baldosas que hace treinta años vi en el zaguán de una casa en Fray Bentos, vi racimos, nieve, tabaco, vetas de metal, vapor de agua, vi convexos desiertos ecuatoriales y cada uno de sus granos de arena, vi en Inverness a una mujer que no olvidaré, vi la violenta cabellera, el altivo cuerpo, vi un cáncer en el pecho, vi un círculo de tierra seca en una vereda, donde antes hubo un árbol, vi una quinta de Adrogué, un ejemplar de la primera versión inglesa de Plinio, la de Philemon Holland, vi a un tiempo cada letra de cada página (de chico, yo solía maravillarme de que las letras de un volumen cerrado no se mezclaran y perdieran en el decurso de la noche), vi la noche y el día contemporáneo, vi un poniente en Querétaro que parecía reflejar el color de una rosa en Bengala, vi mi dormitorio sin nadie, vi en un gabinete de Alkmaar un globo terráqueo entre dos espejos que lo multiplican sin fin, vi caballos de crin arremolinada, en una playa del Mar Caspio en el alba, vi la delicada osatura de una mano, vi a los sobrevivientes de una batalla, enviando tarjetas postales, vi en un escaparate de Mirzapur una baraja española, vi las sombras oblicuas de unos helechos en el suelo de un invernáculo, vi tigres, émbolos, bisontes, marejadas y ejércitos, vi todas las hormigas que hay en la tierra, vi un astrolabio persa, vi en un cajón del escritorio (y la letra me hizo temblar) cartas obscenas, increíbles, precisas, que Beatriz había dirigido a Carlos Argentino, vi un adorado monumento en la Chacarita, vi la reliquia atroz de lo que deliciosamente había sido Beatriz Viterbo, vi la circulación de mi oscura sangre, vi el engranaje del amor y la modificación de la muerte, vi el Aleph, desde todos los puntos, vi en el Aleph la tierra, y en la tierra otra vez el Aleph y en el Aleph la tierra, vi mi cara y mis vísceras, vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo.

Sentí infinita veneración, infinita lástima.

====

 

Google Translate does a better job than academic translators did:
 
At the bottom of the step, to the right, I saw a small iridescent sphere, almost intolerable glare. At first I thought it was rotating; then I understood that this movement was an illusion produced by the vertiginous spectacles that it contained. The diameter of the Aleph would be two or three centimeters, but the cosmic space was there, without decreasing in size. Each thing (the mirror moon, let’s say) was infinite, because I clearly saw it from all points of the universe. I saw the populous sea, I saw the dawn and the afternoon, I saw the crowds of America, I saw a silver spider web in the center of a black pyramid, I saw a broken maze (it was London), I saw interminable eyes immediately scrutinizing myself as in a mirror , I saw all the mirrors of the planet and none reflected me, I saw in a backyard of Soler Street the same tiles that thirty years ago I saw in the hall of a house in Fray Bentos, saw clusters, snow, tobacco, metal veins, steam of water, I saw convex equatorial deserts and each of its grains of sand, I saw in Inverness a woman I will not forget, I saw the violent hair, the haughty body, I saw a cancer in the chest, I saw a circle of dry earth in a sidewalk, where before there was a tree, I saw a fifth of Adrogué, a copy of the first English version of Pliny, that of Philemon Holland, I saw at the same time each letter of each page (as a child, I used to be amazed that the lyrics of a closed volume would not mix and lose in the course of the night), I saw the night and the contemporary day, I saw a sunset in Querétaro that seemed to reflect the color of a rose in Bengal, I saw my bedroom without anyone, I saw in a cabinet of Alkmaar a globe between two mirrors that multiply it without end, I saw horses of swirling mane, on a beach of the Caspian Sea at dawn, I saw the delicate osatura of a hand, I saw the survivors of a battle, sending postcards, I saw in a showcase of Mirzapur a Spanish deck , I saw the oblique shadows of some ferns on the floor of a greenhouse, I saw tigers, pistons, bison, swells and armies, I saw all the ants that are in the earth, I saw a Persian astrolabe, I saw in a drawer of the desk (and the letter made me tremble) obscene, incredible, precise letters that Beatriz had directed to Carlos Argentino, I saw an adored monument in Chacarita, I saw the atrocious relic of what had been deliciously Beatriz Viterbo, I saw the circulation of my dark blood, I saw the gear of love and the modification of death, I saw the Aleph, from all points, I saw in the Aleph the earth, and on earth again the Aleph and in the Aleph the earth, I saw my face and my viscera, I saw your face, and I felt vertigo and I cried, because my eyes had seen that secret and conjectural object, whose name usurp men, but that no man has looked at: the inconceivable universe.
 
I felt infinite veneration, infinite pity.
======

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *


9 − two =

Leave a Reply